En el Perú, la Amazonía tiene una puerta de entrada, y esta se llama Tingo María

Tingo María  es la capital de la provincia de Leoncio Prado en el departamento de Huánuco y se encuentra ubicada a 139 kilómetros de Huánuco, sobre los 680 m.s.n.m. Se encuentra a orillas del río Huallaga y rodeada de una cadena montañosa. Resalta la belleza natural de sus paisajes, sus cascadas y cuevas, así como lugares adecuados para el turismo de aventura.






Es la única ciudad que se puede jactar de colindar con un área de reserva natural, el Parque Nacional de Tingo María. Esta zona protegida de 4.777 hectáreas alberga muchas maravillas naturales.



Sus impresionantes cavernas y su privilegiada ubicación entre ríos, que bajan de la cordillera hacia el monte, nos regalan un gran número de vistosas caídas de agua. Para acceder solo hace falta viajar 15 minutos en auto, colectivo o motocar (pasajes a S/.5); o puede llegar como un verdadero explorador, surcando el río Monzón en balsa en una hora (S/.20 por persona).

Muy cerca de la entrada al Parque Nacional se encuentra una de las más espectaculares cuevas, conocida como la Cueva de las Lechuzas. Esta formación natural se asemeja a una catedral de piedra por sus dimensiones y por las numerosas estalactitas y estalagmitas que penden desde el techo o crecen desde el suelo.


Aún no ha sido explorada en su totalidad, pero se sabe que se extiende por más de 400 metros hacia el corazón de la montaña. Es el refugio natural de un ave llamada guácharo (confundido originalmente con la lechuza, por los primeros visitantes, que le pusieron el nombre) y que hoy está en riesgo. La cueva también es hogar de curiosos animales, que evolucionaron entre las oscuras paredes, por lo que perdieron el color; como la cucaracha albina, o el traslúcido sapo de cristal.

Si lo suyo es explorar, puede adentrarse en el parque (siempre consultando antes a los guardaparques), para buscar las muchas cataratas de la zona. Desde allí hay varias rutas de dificultad variable para alcanzar alguna de las siete caídas de agua que existen en el parque.



Las cataratas de El Encanto y Espejo, por ejemplo, exigirán varias horas de caminata y para llegar a ellas habrá de cruzar hasta en ocho oportunidades el río Derrepente


También están las cataratas de Gloriapata, Sol Naciente, Salto del Ángel (caída de 60 metros, accesible solo durante el invierno), Río Perdido o La Quinceañera.

Esta ciudad es un museo al aire libre, pero tiene mucho más que cultura e historia. Tingo María también es destino para escapar del estrés de las grandes ciudades, practicar deportes náuticos y disfrutar de su variada artesanías, exquisita gastronomía y muchas más opciones para los nuestros amigos turistas.




LO QUE TUS AMIGOS ESTAS LEYENDO

Un bosque representativo con más de 1500 plantas del trópico amazónico. Así es nuestro Jardín Botánico.
Posted by MADE IN TINGO MARÍA on sábado, 12 de diciembre de 2015
Compartir en Google Plus

About MadeIn TingoMaria

0 comentarios:

Publicar un comentario